Seguidores

miércoles, 1 de marzo de 2017

Pequeña campaña en la Banda Oriental- primera batalla

Introducción
El objeto de esta pequeña campaña es rememorar las jornadas de la segunda invasión inglesa en la Banda Oriental planteando en la mesa de juego algunos combates antes del asalto sobre Montevideo.
Situación histórica previa a la campaña:
Hacia fines de 1806 el Gobernador Ruiz Huidobro había ordenado la organización de  nuevos cuerpos de milicias con los cuales se constituyó la guarnición de Montevideo. A principios de enero de 1807 se recibieron noticias en Buenos Aires que se había avistado una poderosa fuerza naval inglesa, que amenazaba Montevideo y el Gobernador Militar  don Santiago de Liniers,  ordenó convocar al ejército y se organizó una expedición auxiliadora a Montevideo.
Por su parte, el virrey Sobremonte muy desprestigiado en Buenos Aires, cruzó a la Banda Oriental acompañado de una importante fuerza de caballería, pero tampoco fue bien recibido en Montevideo, por lo cual se instaló en la zona del arroyo Miguelete. En la ciudad, a instancias del pueblo que hostigaba al Cabildo, se organizó una fuerza al mando del Brigadier Lecocq lista para salir a combatir a los ingleses. Estos hechos, que ocurrieron históricamente, dan lugar a la organización de las fuerzas virreinales de esta pequeña campaña. Los ingleses están también organizados como lo estuvieron históricamente.
Condiciones de victoria
La campaña se desarrollará entre enero y mayo de 1807. Para enero la flota inglesa está en el hexágono Y11. La posición de los virreinales será informada a los correspondientes jugadores. Cada bando tendrá objetivos que cumplir, cada objetivo cumplido sumará 10 puntos acumulativos con el puntaje de cada localidad ocupada. Ganará la campaña el bando que posea más puntos al finalizar la misma.
Localidad
Puntaje
San Isidro Labrador de Las Piedras
6
Villa de la Concepción de Pando
8
Maldonado
San Carlos
10
4
Ntra.Sra. de Guadalupe (Canelones)
4
Cartografía de la campaña
En la cartografía cada hexágono representa 13 Km.
Desarrollo de la campaña
El desembarco inglés se realizó el 22 de enero sin oposición por parte de los virreinales cuyo comandante había previsto que un comandante inglés prudente desembarcaría en Maldonado y se ocuparía de buscar las provisiones tan necesarias y si fuera audaz desembarcaría en alguna playa cercana a Montevideo para tratar de terminar rápidamente con la campaña. 
Lecocq se encontraba en Montevideo, Elio había desembarcado en Colonia unos días antes y Sobremonte tenía su fuerza desplegada entre Montevideo y Las Piedras. El Comandante virreinal envió la fuerza de Sobremonte hacia Maldonado y ordenó el arreo del ganado que estaba en la zona hacia la zona de Las Piedras y la fuerza de Sobremonte debía encontrarlo para escoltarlo. Así Sobremonte también tomaba una posición central entre Montevideo y Maldonado.
El comandante inglés en una demostración de audacia decidió desembarcar en el Buceo una playa relativamente cercana a Montevideo y al no encontrar oposición se dispuso a marchar hacia la villa de la Concepción de Pando donde esperaba encontrar algunas provisiones. Si no encontraba ganado en los alrededores haría requisas en las casas de la villa y en la estancia cercana.
Después de algunas alternativas que pusieron color a la marcha de los ingleses, el 24 de enero de 1807 (lunes 27 de febrero de 2017) finalmente tuvo lugar la primera batalla de esta pequeña campaña en la Banda Oriental.
El juego
El juego se desarrolló sin mayores inconvenientes hasta que hacia el final un lamentable accidente hizo que se apagara la vieja laptop electro dependiente donde corría el programa que administraba el juego. La situación del juego para ese momento y la buena disposición de los jugadores permitieron llegar a un final aceptable para todos y se pudo cerrar este capítulo de la campaña. Acá va el relato.
Los ingleses

Los virreinales
Los ingleses ya sabían que los esperaba una fuerza enemiga en la villa de la Concepción de Pando, pero no sabían que la previsión del jefe enemigo había permitido que reunieran a toda la fuerza disponible dejando Montevideo con una pequeña guarnición.
Los virreinales entusiastas sabían que debían enfrentar el ejército más disciplinado de Europa, lo cual por entonces era decir el mejor del mundo, y lo debían hacer con unos pocos veteranos y una mayoría de unidades de milicias bien uniformadas y entusiastas, pero deficientemente entrenadas.

Los virreinales desplegaron así: Sobremonte a la derecha, donde contaba con espacio para usar su cuerpo de caballería, Lecocq en el centro, ocupando la localidad y la iglesia y Elío a la izquierda defendiendo el solar de Gaynza.
Elío desplegó sus nueve cañones de seis libras en una posición fuerte frente al solar de Gaynza, Lecocq desplego en descubierta sus seis cañones de 8 libras y la batería de 18 lbs, tirada por bueyes, fue colocada en una posición fuerte junto al bosque. Sobremonte colocó algunos de sus regimientos detrás del bosque y desplegó a los restantes manteniendo atelada su batería volante de 4 libras.
Los ingleses desplegaron a su derecha a la Brigada Ligera, en el centro a la Brigada Auchmuty y a la izquierda la brigada comandada por Vassal con toda la caballería disponible, pues sus avanzadas le habían informado que allí estaba el numeroso cuerpo de caballería virreinal.
Como era de esperarse los virreinales iniciaron la batalla cautelosos y manteniendo sus posiciones, y los ingleses, que habían realizado una audaz operación de desembarco…también fueron cautelosos.
La batalla comenzó a los cañonazos, ambos bandos se dieron los buenos días con descargas de artillería y los ingleses comenzaron a avanzar la Brigada Ligera. Los Royal Marines, formados en tiradores, avanzaban sobre el solar de Gaynza y el Batallón Ligero, también formado en tiradores, avanzaba sobre la villa de Concepción de Pando, los Rifles marchaban en línea doble detrás de los Royal Marines. Esta disposición ponía de manifiesto su temor a la batería de la Artillería de la Unión que estaba en posiciones fortificadas entre el solar de Gaynza y la villa. El centro inglés también comenzó a avanzar con sus batallones formados en línea en apoyo a la Brigada Ligera.
Los virreinales movilizaron el cuerpo de caballería de Sobremonte que avanzó hacia la izquierda inglesa sufriendo el fuego de sus cañones y recibiendo el ataque de los dos regimientos de Dragones Ligeros que los ingleses habían desplegado allí.







En el centro, los cañones virreinales arrojaban metralla sobre las líneas inglesas que avanzaban y apenas llegaron dentro del alcance máximo de los mosquetes empezó el fuego de la infantería apostada en los tapiales de la iglesia y del pueblo.
El fuego de la batería a pie inglesa hizo que la batería de 8lbs virreinal desplegada en descubierta tuviera que retirarse y la batería de 18lbs. , bajo la protección de una posición fuerte, seguía haciendo fuego.
 Elío lanzó a los Húsares de Núñez a frenar el avance de los Royal Marines que venían en orden abierto sostenidos por los Rifles en doble línea y desde el centro virreinal Lecocq envió a los Blandengues de Montevideo sobre dos batallones del centro inglés que habían comenzado a avanzar lentamente.
Los Royal Marines desplegados en tiradores evadieron a los Húsares de Núñez que fueron a chocar con los Rifles que al verlos venir formaron rápida y fríamente en cuadro. Los Rifles son topas de elite y no corrían más peligro que un D10 =0, inmediatamente rechazaron a los Húsares que se retiraron desorganizados.
En el centro sucedió una situación similar, los Blandengues de Montevideo cargaron al Batallón Ligero que no logró evadir ni formar en cuadro y que se retiró precipitadamente, el batallón más cercano que venía en su apoyo, formó cuadro y rechazó a los Blandengues que debieron retirarse.
En ambos casos la caballería fue rechazada pero el ataque se había detenido.












En el flanco izquierdo inglés, dos de los regimientos del cuerpo de caballería de Sobremonte fueron derrotados por uno de los regimientos ingleses que los tomó de flanco, pero los Voluntarios de Caballería del Paraguay lograron cargar exitosamente sobre un regimiento inglés y se metieron en un bosque abierto detrás del cual estaba emboscado el otro regimiento de Dragones Ligeros.
En estos combates Sobremonte perdió a los regimientos de Voluntarios de Córdoba y de Montevideo que fueron destruidos y luego a los Voluntarios del Paraguay que sufrieron cuantiosas pérdidas. Solo le quedaban los Blandengues y el Fijo de Dragones de Buenos Aires.
En el centro, la infantería virreinal continuó haciendo fuego sobre los ingleses que lo respondían y el avance se hacía más lento. La batería de 8lbs pudo volver a la línea y fue desplegada pero la batería de 18 libras fue obligada a atelar y a retirarse por el fuego inglés, también pudo regresar, pero finalmente ambas baterías fueron destruidas
En el flanco derecho inglés el batallón formado por compañías de Royal Marines fue destruido y los Rifles debieron detener su avance al pie de la colina del solar de Gaynza.
Elío decidió entonces enviar nuevamente a los Húsares de Núñez, que se habían reorganizado, lo cual hizo que los Rifles formaran en cuadro, pero los Húsares los ignoraron y cruzaron el Arroyo de las Carretas para amenazar la retaguardia inglesa y en el otro flanco los regimientos sobrevivientes de Sobremonte se aprestaban para hacer lo mismo.
Eran casi las siete de la tarde y empezaba a anochecer, los ingleses tenían su ataque detenido en toda la línea, la noche pareció apresurarse en ese fatídico día y el comando inglés decidió que se ganaba más con una retirada con las fuerzas todavía en condiciones de combatir y dirigirse a Maldonado, que estaba a un día de marcha y donde esperaban encontrar provisiones tan necesarias para seguir la campaña.


Las tropas virreinales estaban cansadas y muy castigadas, pero prorrumpieron en gritos de júbilo al ver la retirada inglesa, no los habían podido desalojar de sus posiciones. Sus jefes, analizando fríamente la situación y las cuantiosas pérdidas sufridas, no se alegraron tanto y decidieron, dejar una pequeña guarnición formada por voluntarios de la zona y retirarse bajo la protección de las murallas de Montevideo.
Muchas gracias a todos compañeros de juego que tuvieron la amabilidad de visitarme y la gentileza de disimular las dificultades.

lunes, 30 de enero de 2017

Los combates de la retirada de Leipzig- Altenburg 22 de octubre de 1813


Austro húngaros y su despliegue
Franceses y su despliegue
Después de varias suspensiones finalmente pude hacer el juego que debía cerrar la serie de combates posteriores a la batalla de Leipzig.
Luego de bastante trabajo de preparación finalmente estuvo todo listo y el sábado 28 fueron convocados los combatientes. Acudieron al llamado de las armas de por acá nomás Arturo Algueiro Melo, Cristián Fernández, Daniel González que no jugó pero estuvo un buen rato y nos alegró a todos con sus recuerdos de pasados juegos y Horacio Falcinelli quien tuvo la amabilidad de acercarme unas figuras que me prestó Francisco Erize a quien agradezco mucho su generosidad. Desde La Plata vinieron Marcelo Molina y su hijo Sabino (vino más tarde otro hijo de Marcelo, Juan Manuel pero solo de visita) y desde Paraná acudió al sonido del cañón Leandro Bernardis. Muchas gracias a todos queridos amigos.
Pasemos a un breve resumen del combate, pues la reseña la redactará Leandro Bernardis y se la incluirá en esta entrada cuando la envíe.
Marcelo Molina, Leandro Bernardis y Horacio Falcinelli formaron en el bando francés; Cristián Fernández, Arturo Algueiro Melo y Sabino Molina en el austro húngaro.
Ambos bandos desplegaron según estaba dispuesto y los primeros periodos fueron de expectación por ambas partes. Muy cautelosamente los comandantes fueron organizando sus unidades para atacar. Un jugador sin experiencia como Marcelo, resultó ser el mas creativo formando con su brigada, a sugerencia de su comandante Grl.Bertrand (Leandro Bernardis), un “ordre mixte”, pero su avance fue lento y finalmente debió retroceder al promediar el juego. Para ese momento el austríaco había lanzado una serie de ataques aislados que, sorprendentemente, tuvieron éxito al principio pero al final fueron ahogados por la resistencia francesa y la falta de apoyo.
Puede destacarse una oportunísima carga de los  Chevauleger de von Klenau sobre una batería que volvía al campo de batalla y que no pudo desatelar siendo sus cañones capturados por los austríacos que se los llevaron como trofeos. Esa misma unidad, que posteriormente tuvo que retirarse por el fuego de la infantería francesa, logró reorganizarse y volvió a atacar, llevándose por delante a un batallón francés que no logró formar cuadro. El último esfuerzo del comando aliado fue un ataque con un regimiento húngaro de dos batallones, que logró hacer grandes progresos y derrotó a los batallones ligeros franceses que se le opusieron.
Pero finalmente las capacidades de combate de ambos ejércitos se fueron consumiendo y al llegar el atardecer del 22 de octubre de 1813 finalizaron los combates sin que ninguno de los bandos consiguiera alcanzar sus objetivos. Estas son las fotos del juego.



















Para terminar debe señalarse que desde el punto de vista de la campaña desarrollada, debido a que el francés logró volar el puente de Kösen y no fue desalojado de sus posiciones en el escenario de Altenburg, se puede considerar que obtuvo una victoria marginal.